Cuando logras tener relaciones saludables o significativas con lo demás, es posible sanar y crecer espiritualmente. Es por esto, que a través de este artículo te voy a compartir algunas tips que te permitirán identificar si estas en una relación saludable y armoniosa:

 

  1. Cuidar la relación contigo mismo (a) es el primer paso.

 

Suele suceder que las personas se han dedicado a dar y cuidar a los demás, pero se olvidan de sí mismas. Si este es tu caso, te invito a reencontrarte, a volver a ti. Empieza por conocerte, saber que es lo que te gusta y lo que no, cómo son tus comportamientos, tus emociones, cuales son tus sueños. Ámate y aceptate como eres, no busques ser otra persona. No eres solo un cuerpo con mente y pensamientos, eres algo mucho más grande y superior.  

 

Cuando logras reconocerte como un ser perfecto en proceso de crecimiento, logras amarte y aceptarte.  

 

A veces me sorprende ver cómo hay personas que son compasivas, amorosas y pacientes con los demás, pero no lo hacen consigo mismas. Recuerda que el centro de tu vida eres tu. Cuídate para cuidar a los demás y amarlos tanto o más como a ti mismo (a).

 

El camino del crecimiento empieza por la autoaceptación y el amor propio.

 

  1. ¿Necesidad de autosuficiencia?

 

Somos seres sociales por naturaleza. Lamentablemente, en la actualidad, se está fomentando el concepto de autosuficiencia, el cual nos está aislando a los unos de los otros. Hoy la tendencia es eliminar al humano de muchos procesos de la vida diaria: en algunos mercados no hay personas que te atiendan, hay bancos completamente digitales, puedes sacar alimentos de máquinas.  ¿podrías llegar a vivir en completo aislamiento de los demás?. La mayoría probablemente diga, no.

 

Somos seres sociales que debemos relacionarnos con los demás. Esto no significa que tengas que casarte, tener hijos o tener muchos amigos. Tener relaciones saludables con tus familiares, compañeros de trabajo y amigos cercanos,te permite sanar, crecer y tener una vida equilibrada.

 

  1. Comunicación basada en la compasión

 

Una relación saludable y nutritiva con las personas que te rodean implica que logres expresarte de manera efectiva y acertada.  Siempre manifestando con plena sinceridad lo que buscar darte entender a los otros.

 

La comunicación compasiva implica que estés atento del otro y a la necesidad que te está manifestando.  ¿cómo te sientes cuando le está tan contando algo a alguien y está persona no despega su mirada del celular o del televisor?

 

  • Momento ideal para comunicarte

 

Busca el momento en el cual deseas comunicarte. Procura que no hayan distracciones.

 

  • Escucha en silencio

 

Conviértete en un observador, si alguien te está contando algo, simplemente observa, evita emitir juicios y que tus emociones te descontrolen. Permítete abrirte a la escucha plena y activa sin sacar conclusiones. Deja que la otra persona te cuente todo.

 

  1. Crea las relaciones que deseas

 

Tener relaciones saludables es conservar aquellas que te brindan bienestar y soltar o dejar ir las que te generan malestar o desequilibrio.  

 

Si observas que hay personas que aportan energía negativa a tu vida, pueden optar por reducir el contacto con ellas, si no es posible alejarte, puedes optar por empezar a ver a esa persona de otra manera, con ojos de compasión y amor. Llénate de energía positiva y palabras que te recargue cuando tengas contacto con este tipo de personas.

 

¿Cómo quieres vivir tus relaciones de ahora en adelante? 

 


Katherine Moreno
Coach y Master en PNL avanzada.
Profesora de vinyasa krama yoga.

Comments are closed.